Historia

Iglesia San Pedro“En el principio estaba el Puente”. Con estas palabras inicia su libro sobre Gares Jose Maria JIMENO JURIO. En el entorno de nuestra localidad se han hallado yacimientos que se remontan a los finales del neolítico y principios del calcolítico. Sin embargo, el origen de la villa está estrechamente vinculado al puente románico. En el siglo XI, se fue desarrollando un núcleo de población en torno a la ruta jacobea que conducía al puente. Se trata de un perfecto ejemplo de “pueblo del Camino”. Poco tiempo después, en 1122, Alfonso I el Batallador concedió el fuero de Estella a los pobladores de “Ponte de Arga, que también se llama de la Reina”.

Los siglos XII y XIII, momento cumbre del Camino de Santiago, fueron igualmente tiempos de esplendor de Puente la Reina/Gares. De aquellos siglos son algunas de las joyas arquitectónicas de la villa: las iglesias del Crucifijo y de Santiago (finales del siglo XII), el convento de los Trinitarios (siglo XIII) y el convento de las Comendadoras del Sancti Spiritus (también del XIII).

Iglesia CrucifijoPuente la Reina/Gares no se vio afectada por el declive del Camino de Santiago. Los siglos XVI a XVIII fueron años de desarrollo urbanístico para la localidad: se construyó la iglesia de San Pedro, se remodeló o amplió la iglesia de Santiago y los conventos de los Trinitarios y las Comendadoras, y se edificaron la Plaza y la Casa de los Cubiertos (actual Ayuntamiento de la villa).

Por otro lado, Puente la Reina/Gares se libró de la destrucción de muchas fortificaciones y murallas en Navarra tras la conquista por los castellanos, en 1512. Todavía hoy día se pueden contemplar los restos de las antiguas murallas en el actual Paseo de los Fueros y en el Cerco viejo.

El siglo XIX también dejó sus huellas en Puente. Zona clave en la comunicación entre el Este y el Oeste navarros, Puente la Reina/Gares fue el escenario de intensas batallas durante las guerras carlistas. Casi no hay elevación en toda esta zona que no esté ocupada por una fortificación carlista.

Pero el resurgir de Puente la Reina/Gares, casi mil años después de la fundación de la villa, ha tenido lugar nuevamente en torno al Camino de Santiago. Tras siglos de decadencia, la peregrinación a Compostela ha renacido con fuerza. Miles de peregrinos y turistas pasan año tras año por Puente la Reina/Gares y hallan en nuestras calles una villa y unas gentes abiertas a la llegada de nuevos visitantes.